El Tema o  Theme

Además de WordPress, para hacer una página web hay que instalar un tema, y ahí empiezan las diferencias reales, hay temas amateurs y temas profesionales, temas gratuitos, con muy pocas posibilidades de configuración y temas comprados, donde las posibilidades de configuración son innumerables.

Conocer a fondo el funcionamiento y la configuración de uno de estos temas profesionales ocupa mucho tiempo y esfuerzo, a diferencia de los otros que son fáciles, pues al ofrecer pocas posibilidades de trabajo, las opciones están a simple vista y no se necesita mucho tiempo para aprenderlo.

Lógicamente el resultado de crear una página con un tema profesional y un tema amateur no es el mismo, la diferencia es patente en el primer visitado.

Los plugins

Mas cuestiones importantes, los plugin, que para el que desconozca en que consisten, se trata de unos programas que se añaden a la web para ofrecer funcionalidades que el tema o el propio WordPress no tienen,  como por ejemplo, para apasionamiento SEO, para el eCommerce, emisión de facturas, control de usuarios, múltiples vendedores, todo tipo de agendas y Schedule, generación de formularios, duplicado de post, optimización de base de datos, y así hasta un numero ingente de funcionalidades que de otra forma no podrían llevarse a cabo.

La dificultad de todo esto estriba en que, para cada requerimiento de funcionalidad de un cliente, el número de plugin que lo solucionan es muy alto y hay que elegir el que mejor se adapte a sus necesidades, una vez elegido conocer su funcionamiento y configurarlo para que cumpla su objetivo.

Lógicamente conocer los mejores plugin para cada tarea y su configuración también necesita de mucha experiencia, tiempo y esfuerzo, hay que instalarlo, comenzara recorrerlo y ver todas sus opciones, probarlo y comprobar que cumple con las expectativas puestas en él.

Pero la cuestión más problemática surge cuando el plugin elegido no cumple con lo solicitado exactamente por el cliente, se acerca, pero nada más, entonces hay que modificarlo de forma manual, y es aquí donde la capacidad y el conocimiento técnico se hacen patentes y donde entre la elección de una u otra empresa para generar la web puede ser de éxito o fracaso, así de simple.

Por eso nos encontramos con muchas empresa que tiene una página web que no cumple con sus expectativas, pues no hace lo que realmente necesitan, pongo un ejemplo muy sencillo, en una página de venta de flores, al realizar el proceso de compra, en el último paso, la mayoría de los floristas solicitan que haya un campo para introducir dedicatoria y otro para fecha de entrega, esta información es necesaria por razones obvias pero no viene de serie, hay que añadirlo, pues algo tan sencillo aparentemente no está disponible en muchas webs de venta online de plantas y por ello el propietario de la página no está contento con su funcionalidad, se lo solicitan a la empresa o autónomo que les hace la web pero no se lo añaden y terminan por abandonar, lo sé porque en La web Lúcida tenemos como clientes a la Asociación española de floristas.

De ahí nos lleva a pensar que cualquier página que se salga del estándar tendrá una mayor dificultar y estará fuera del alcance de la mayoría de empresas con poca experiencia y continuidad.